| Futbol

Athletico Paranaense, un viejo conocido

Luego de compartir el Grupo G de la fase de grupos, Boca y Athletico Parananese volverán a verse las caras en los 8vos de final de la Copa Libertadores. “Será un rival duro y difícil”, coincidieron Gustavo Alfaro y Esteban Andrada.

Cerca de las 22.15, en el escenario central de la sede de la CONMEBOL, el encargado del sorteo tomó la quinta bolilla del copón de los punteros y descubrió el nombre de Boca Juniors para la llave E de los 8vos de final. La gran expectativa llegaba a su fin; en la pantalla gigante del escenario ya figuraba el rival de turno: Athletico Paranaense, un viejo conocido de la fase de grupos de la actual edición.

Sin dudas, tenemos la ambigüedad de saber que nos tocará enfrentar a un equipo duro, pero también tenés la tranquilidad del conocimiento de las virtudes y defectos del rival. Pero, sobre todo, uno evalúa que Boca ha ido evolucionando en este tiempo y ha encontrado respuestas desde el factor anímico. Sabemos que es duro y es difícil, pero nosotros estamos bien. A mí me deja tranquilo saber que todo depende de cómo esté Boca”, señaló Gustavo Alfaro con el sitio oficial, a pocas horas de conocerse el rival.

Por su parte, Esteban Andrada se acopló al análisis del entrenador y elogió a Athletico Paranaense por ser “un equipo que se conoce y que viene trabajando desde hace tiempo cuando obtuvieron la Copa Sudamericana”. En esa línea, agregó: “Va a ser un partido trabado como el que tuvimos en la Bombonera y también va a ser duro jugar allá en Brasil. Nosotros tenemos que estar concentrados, sin relajarnos ni un minuto, porque en estas instancias una distracción se puede pagar caro”.

En la fase de grupos, Boca tuvo un paso en falso en su visita al Arena da Baixada de Curitiba y, a pesar de haber hecho un buen papel en la primera etapa, cayó por 3 a 0 ante el conjunto brasileño. En el cierre de la primera fase, en cambio, el Xeneize tuvo una muestra de carácter en la Bombonera y, en la adversidad del resultado y del clima, logró sobreponerse y redondear un agónico 2 a 1 que le dio el liderazgo del grupo.

Obviamente nos dolió mucho el partido en Brasil por fase de grupos. Fue un partido raro, porque habíamos manejado bien el primer tiempo, pero cuando nos convirtieron, ellos supieron aprovechar los espacios que dejamos en nuestra obligación de ir en busca del empate. Ellos tienen jugadores de mucha jerarquía y supieron lastimarnos de contraataque”, señaló el arquero en alusión al primer duelo en Brasil.

En tanto, Alfaro proyectó la serie prevista para la última semana de julio y asumió que serán partidos diferentes por la instancia definitoria y por el armado y planificación de ambos planteles. “Hay muchas cosas que van a ser distintas. Ni ellos ni nosotros vamos a llegar a la serie en julio de la misma manera en que nos enfrentamos cuando jugamos en mayo por fase de grupos. Y, después, sabemos que la Bombonera tiene su peso decisivo y Boca, como local, es un equipo que se hace muy fuerte”, enfatizó.

La serie, como se ratificó pasado el mediodía de este martes, comenzará el miércoles 24 de julio en el Arena da Baixada de Curitiba y se definirá una semana después, en el mismo horario, en la Bombonera. Para ese entonces, el conjunto de Gustavo Alfaro ya habrá completado un mes y medio de pretemporada en medio del receso por la Copa América y afrontará los 8vos de final de la Copa Libertadores en sintonía con el inicio de la próxima Superliga local.

A propósito, Alfaro hizo un análisis del calendario y explicó que “el desgaste más fuerte se hizo en esta fase de grupos, después de haber jugado seis partidos en 17 días con un ida y vuelta permanente”. Y, luego, agregó: “Es cierto que cada fase que pasa es más angustiante porque te acerca al objetivo y sabes que no tenés margen de error. Pero se juega una fase por mes, no te cuestan tanto los viajes y tenés tiempo para poder recuperarte. En ese sentido, entonces, no tengo preferencias por los rivales y los viajes porque si Boca está bien, está en condiciones de ganarle a cualquiera”.

Por último, más allá de la expectativa generada en todo el continente con el sorteo del último lunes en Asunción, Alfaro y Andrada coincidieron en mantener el foco depositado en la revancha del jueves ante Velez por los cuartos de final de la Copa de la Superliga y avanzar en la última competencia del plantel para este semestre.

Esta, para mí, es una de las etapas más duras y difíciles. La Copa de la Superliga nos encuentra en un momento donde hay un pico de fatiga muy alto y donde tenemos una eliminatoria muy difícil y muy cerrada con Velez. Por eso valoro mucho el esfuerzo que han hecho el último domingo en Liniers porque los jugadores estaban al límite. Ahora el único objetivo es recuperarnos bien, llegar en plenitud al jueves y tratar de depositar a Boca en la próxima instancia de la competencia”, remarcó Alfaro.

En esa misma línea, Andrada concluyó: “Nosotros nos propusimos varios objetivos a principio de año y nos queda una dura parada frente a Velez el próximo jueves. Es un rival duro, ya lo demostró en el partido en Liniers, pero nosotros estamos confiados en hacer bien las cosas para lograr pasar esta serie. El club te obliga a pelear cada torneo, por eso hoy estamos enfocados en la Copa de la Superliga y, después del receso y la pretemporada, pondremos la mira en la serie con Athletico Paranaense