Futbol14.07.2017

Las estrellas en el escudo

El primer registro de un escudo xeneize data de alrededor de 1910 y desde 1932 se incorpora una estrella con cada título, tal lo aprobado por la Comisión Directiva. Con este nuevo título Boca alcanzó las 66 estrellas.

  • Captura.PNG
  • 5930_25062017boc-uni24.jpg

El primer registro de un escudo de Boca Juniors data de alrededor de 1910. Apareció en las hojas con membretes y en los carnets de socios. A mediados de la década, surgió el formato que más se difundió, aunque sufrió algunas alteraciones siendo la más notoria la presencia de estrellas. ¿Qué simbolizan las estrellas? Cada una representa un título oficial del primer equipo de fútbol del club.

Dice el estatuto en su Artículo 1º, inciso 4º: “El escudo será engalanado con estrellas representativas cada una de campeonatos obtenidos por su primer equipo de fútbol y por acontecimientos deportivos que, por su significación, puedan equipararse. Cada estrella que se agregue al escudo deberá ser aprobada por la Asamblea de Representantes.”

La idea de incorporar una estrella con cada título se aprobó en reunión de Comisión Directiva, el 18 de octubre de 1932. Hubo pines y otros artículos de memorabilia que mostraban un escudo con estrellas, pero recién en la Memoria y Balance de 1943 es el primer momento en el que se puede ver en un documento oficial del club un emblema con estrellas. Para la aparición de la insignia en la camiseta del equipo de fútbol faltaba muchísimo más. Y en 1996 cambió el formato del escudo, desapareciendo la franja amarilla, siendo sustituida por las iniciales del club en ese color.

El dilema de la cantidad de estrellas

Con la conquista del último campeonato en algunos medios surgió la duda: ¿Boca tiene 66 títulos? ¿Qué es lo que se cuenta? En primer término, como dice el Estatuto, es la Asamblea de Representantes la que debe aprobar la inclusión de las estrellas en el escudo. Oficialmente, a la fecha, Boca tiene 54 estrellas. ¿Por qué la diferencia? Porque no estaban siendo consideradas las Copas organizadas por la AFA, exceptuando las Copas Argentina de 1969, 2012 y 2015.

A lo largo de la historia del fútbol argentino, que comenzó a fines del siglo XIX, se han disputado diversas competencias organizadas por el ente rector, la AFA. Algunas tuvieron continuidad en el tiempo, otras duraron muy poco. Pero todas fueron oficiales, según constan en los reglamentos dictados por la entidad y aprobados por los clubes participantes. Es decir, todos los torneos fueron oficiales en el momento en que se jugaron y Boca, como uno de los miembros de la Asociación, aceptó y aprobó las normas dispuestas. Y nunca hubo una resolución posterior que eliminara de la historia aquellas competencias. 

Surge mucha confusión porque los medios de comunicación fallaron en la forma de difusión de los diversos torneos disputados a lo largo de los años. Por un lado, ignoraron los certámenes disputados antes de 1931, cuando los futbolistas no cobraban un ingreso por jugar (época conocida como “era amateur” y que dura unos 40 años). Boca siempre consideró estos campeonatos en su escudo. Es curioso, porque periódicos centenarios que publicaron en su momento datos de esos partidos muchos años después los ignoraron. Claramente, no es un problema ni de Boca ni de la Asociación.

También la prensa se equivocó al no publicar datos de las copas nacionales y de las copas rioplatenses (torneos que organizaban en forma conjunta la AFA y la Asociación Uruguaya de Fútbol). Al resurgir la Copa Argentina en 2011, muchos medios se dieron cuenta que hubo otros torneos de similares características jugados a lo largo de la historia.

Otro problema que ocurre es responsabilidad del propio club: la inclusión de una estrella equivocada, que no corresponde a un título de Boca. Durante mucho tiempo figuraba la de 1921, certamen que en realidad ganó Huracán. Probablemente la errónea inclusión de ese título otorgado a Boca se deba a la Memoria y Balance de AFA de 1927 que hizo que se arrastrara hasta bastantes años después.

Actualmente, está agregado el Torneo de Primera División 1991, conocido como “Clausura”, aunque en los reglamentos estaba claro que el título de campeón se ponía en juego en la final de la temporada con el ganador del Apertura 1990. La AFA subsanó el error luego de ver la injusticia de no premiar al que ganaba la rueda, pero a partir de la siguiente temporada, la de 1991/1992.

 

Sub Comisión de Historia “Ludovico J. Dollenz” 

 

Tags de la nota

Notas Relacionadas