| Basquet

Sebastián Figueredo: “Me siento muy cómodo en Boca”

Sebastián Figueredo que es un apasionado del básquet está transitando su segunda temporada en la institución como asistente técnico de Guillermo Narvarte.

Con una sonrisa en la cara siempre llega al club Xeneize para comenzar su trabajo con el plantel que disputa la Liga Nacional de Básquet.

Sebastián, que lo caracteriza su tonada cordobesa, antes de sumarse al club de la Ribera estuvo como entrenador principal de la categoría U17 de la Selección Argentina de Básquet masculino, además tuvo paso por Anzorena de Mendoza, Banda Norte de Río Cuarto, entre otras instituciones.

- Estás transitando tu segunda temporada en Boca, ¿cómo te sentís?

- La verdad es que me estoy sintiendo muy bien. Tenemos un grupo de cuerpo técnico muy preparado, que te hacen sentir bien, en el caso de Guillermo Narvarte me da un lugar en donde me siento importante para el equipo, y lo llevo con mucho gusto, sabemos que esto continua y que viene una competencia importante así que sigo motivado igual que siempre, con muchas ganas de mejorar en lo personal y de brindar algo más al equipo para la Liga Nacional 2018/19.

- ¿En qué consiste el trabajo de un asistente técnico en los entrenamientos?

- En las prácticas generalmente tengo intervención en la primera parte de los entrenamientos, ya sea con el desarrollo conceptual o el repaso de sistemas ofensivos nuestros. También trabajamos en lo que tiene que ver con el desarrollo técnico individual, hay momentos en donde lo hacemos con todo el equipo o sino, en los días libres con algunos jugadores. Hay una tercera instancia de intervención que tiene que ver con la previa del entrenamiento, en la cual, 30 minutos antes de cada práctica citamos a los bases, escoltas o interiores y entrenamos aspectos puntuales con ellos. Una vez finalizada esta etapa, me dedico a asistir a Guillermo en detalles que veo o que me ha pedido que observe y que le informe, que puede ser algún aspecto estadístico, por ejemplo: cuantas pérdidas tuvimos en el entrenamiento, alguna corrección específica o guiar a los juveniles.

- ¿Se modifica esto el día anterior o posterior a un partido?

- Totalmente. En ese caso nuestro día arranca muy temprano y, habitualmente, lo que primero se hace es terminar con algunas cositas que quedaron pendientes del día anterior, ya sea de visualización de los rivales, o de post game del partido que hayamos jugado. Hay una gran diferencia entre un día de semana de práctica y un día previo a un enfrentamiento o posterior a un juego o el mismo día de partido: en todos los casos hay variantes. En el día previo a un partido, se debe estar principalmente en los detalles para preparar el juego y eso es lo que hago generalmente temprano, antes de venir al entrenamiento y reuniéndome con Guillermo Narvarte. El día de partido se debe estar abocado cien por cien al scouting del rival, ya sea cómo lo vamos a defender o como lo vamos a atacar, y en el día posterior al pleito lo que hacemos es “post game” que es una evaluación de nuestro equipo, su rendimiento a nivel colectivo e individual basado en el video y en estadísticas que vamos teniendo en cuenta.

- ¿Qué es un scouting?, ¿Qué es lo que se realiza?

- En realidad el scouting es investigar al rival, básicamente es eso. El scouting provee un 30 o un 40 por ciento de información de los jugadores que vamos a enfrentar el juego próximo y está basado en primer lugar en el vídeo, allí observan  los aspectos ofensivos y defensivos desde lo táctico del rival, las características individuales del mismo, lo que mejor hacen, sus tendencias principales, entre otras cosas. Por ejemplo, si sabemos que un jugador tiene muy buen porcentaje de tiros de tres puntos, en imágenes podemos concluir en qué sector de la cancha se siente más cómodo para convertir. Hay otro segmento importante del scouting que tiene que ver con todo lo que es estadísticas, en nuestro caso esa tarea la realiza el otro asistente, Juan Pablo Fernández, está relacionado con los puntos a favor, puntos en contra, y también un análisis de estadísticas avanzadas relacionadas a otras cuestiones más específicas.

- ¿Con respecto a los partidos es una labor distinta?

- Sí, con relación a los partidos es totalmente diferente. Tenemos varios puntos que atacamos en la previa al juego: ver cómo está todo, ver cómo está el clima si hace falta algo, estar atento a los detalles y después, una vez que arranca el juego, yo tengo un cuadernito donde anoto las ofensivas del rival, su productividad, qué tipo de ofensiva están usando contra nosotros y todos los detalles relevantes. En el entretiempo tenemos una edición en vivo y una plantilla que nosotros proveemos para que editen el video filmado, luego lo cotejo con mis anotaciones y se lo pasamos a los jugadores en el televisor que tenemos en el vestuario o solamente lo vemos con Guillermo y sacamos conclusiones. Hay que tener en cuenta que tenemos poquito tiempo, son tres o cuatro minutos que disponemos para ver y sacar alguna conclusión sobre algún error táctico o sobre alguna virtud que hayamos tenido en el juego para seguir atacando ahí y después analizar las estadísticas a nivel global.

- ¿Y durante el juego?

- Hay momentos en que le comento a Guillermo Narvarte algún detalle, variantes, principalmente desde lo táctico, tenemos algunos códigos internos: las decisiones las toma él, pero hay cosas que yo puedo apuntar. Además alerto a los jugadores sobre un sistema que va a jugar el rival, cuando el base del otro equipo anuncia el sistema o cuando se produce un inicio de una ofensiva de determinada manera yo les aviso para que ejecuten la regla que habíamos planeado, esa es un poco mi función durante el juego.