| Basquet

Sólido en casa

Boca derrotó 106-102 a Estudiantes de Concordia y cerró de la mejor manera el 2018 de la Liga de Desarrollo. Luego de igualar 92-92 en el tiempo reglamentario, el Xeneize lo ganó en la prórroga y levantará las copas de fin de año con 4 éxitos en fila.

Muy rápidamente quedó en claro que no sería uno de esos partidos de Liga de Desarrollo donde abundan los errores y las diferencias en el marcador son más que abultadas. Dentro de un segmento inicial cambiante, la visita se llevó una mínima luz (20-19) gracias a los ocho puntos de Giacone en el parcial. El Xeneize tuvo el goleo más repartido y los primeros amagues de la gran noche de Barreiro. El buen ingreso de Merlo prolongó el dominio visitante en el segundo segmento ya que el juninense condujo, anotó e hizo que jugadores como Espinoza también se destaquen. El ataque local estuvo basado casi exclusivamente en el tridente conformado por Pablo, Conte Grand y Barreiro, así el dueño de casa se fue apenas tres abajo (45-42) a vestuarios.
 
El tercer cuarto fue una lluvia de gol en ambos sectores de la cancha, se le abrió el aro a Alcalá en la visita, Merlo siguió aportando lo suyo y Estudiantes lo cerró arriba pero ya con menos margen, 72-70. El equipo de Juan Pablo Fernández gozó de un Barreiro absolutamente decisivo, le sumó dos bombazos de Pablo y quedó a tiro de cara al último. Ya en el segmento definitorio Boca amagó con quebrarlo, sacando impensados diez de luz de la mano de Facello y Barreiro, sin embargo la visita tiró defensa a presión toda la cancha y forzó sucesivos errores que terminaron en puntos. El Verde volvió al juego, sobre el final se alternaron el liderazgo y se fueron a un suplementario que sería la frutilla del postre de un encuentro vibrante.
 
Estudiantes arrancó arriba en la prórroga pero Boca no quiso sorpresas. El gol de Barreiro y Facello, más la entrega de todos a la hora de defender, posibilitó que el dueño de casa saque adelante un partido más que complicado. Los chicos de Juan Pablo Fernández dejaron atrás las bajas de Pereyra, Paoloni y Berríos, se hicieron fuertes ante un rival que venía en alza y sumaron su cuarta victoria en fila. Cierre de año más que prometedor para Boca en la Liga de Desarrollo con un 4-1 que lo ilusiona con tenerlo bien arriba cuando la LDD entre en sus etapas definitivas ya entrado el 2019.