| Futbol

Clase de cocina sana con Narda

La chef Narda Lepes cocinó para los jugadores del plantel profesional y les dio tips para que puedan hacer comida rica y sana en sus casas, en el marco del programa impulsado por el Depto Médico del club.

Entre ensaladas, calabazas, risottos, pastas y una cocina con todo el color de los vegetales frescos, este miércoles, la chef Narda Lepes cocinó para el plantel de Primera y les dio algunos tips para que puedan hacer comida rica y saludable en sus casas, con la intención de seguir reforzando lo que se denomina el “entrenamiento invisible” del jugador de alto rendimiento, que incluye la alimentación y el descanso.

El programa que desarrolló el Departamento Médico del club, en esta ocasión, contó con la predisposición de la famosa cocinera Narda Lepes que, junto a su equipo, preparó el menú para el almuerzo y les dio consejos y contestó preguntas de los jugadores, que en principio miraban con timidez, y terminaron animándose a hacerle consultas culinarias de todo tipo.

“La idea es que tengan más herramientas a la hora de comer, incorporen más verduras en sus dietas, y que varíen y sepan qué comprar en el supermercado cuando se van del club. Muchos jugadores no están casados, viven solos, y resuelven la cena con pizza o delivery. La idea era sembrar una semillita, para que la próxima tengan algunas ideas simples, aunque sea que se lleven una cosita, que se acuerden y la puedan hacer”, contó Lepes. También ligó alguna broma de parte de los jugadores pero a Narda no la intimidó: “Me hacían chistes pero al final me terminaron preguntando hasta cómo hacer para que no se le quemen las verduras cuando hacen carne al horno”, agregó con una sonrisa.

Por su parte, el doctor Pablo Ortega Gallo, director Médico del Fútbol de Boca, uno de los impulsores del proyecto junto al área de Nutrición a cargo de Karina Gavini, explicó sobre la experiencia: “Es un programa un poco educativo y un poco lúdico para el grupo. Nosotros siempre les damos desayuno y almuerzo, previa de entrenamiento y recuperación, pero quedan dos comidas más, que ellos se tienen que manejar. Y se nos ocurrió invitar a Narda y hacer una cosa dinámica, un almuerzo diferente, y mostrarles a los chicos que la cocina no es difícil y que a la vez es muy importante en la vida de un jugador profesional, especialmente para los más chicos. Por ejemplo hace poco tuvimos un caso con un chico que se fue de Casa Amarrilla a vivir solo y una noche metió los fideos en la cacerola a cocinar sin agua. Pero además fue una buena experiencia en lo grupal, de integración”.