| Basquet

Sólido en casa

Boca derrotó 92-85 a Regatas Corrientes y se recuperó rápidamente de la derrota sufrida ante Obras. El equipo de Narvarte tuvo que correr de atrás casi todo el partido y lo dio vuelta sobre el final con Rivero y Sandes como figuras estelares.

La visita abrió el partido con todo y rápidamente tomó distancia de 8-0 gracias a su defensa y dos triples. Sin embargo, de a poco Boca le fue tomando la mano al partido, se metió en juego con el correr de los minutos y pasó al frente. La máxima llegó a 15-4 gracias a dos bombazos más del Remero, pero el Xeneize endureció su postura defensiva y empezó a sumar en el aro de enfrente. Con Sandes y Rivero como actores casi exclusivos, el local se fue a descansar ganando 24-21.  
 
El segundo segmento del partido fue parejo, aunque con Regatas siempre demostrando que estaba para dar el zarpazo. El Xeneize entró a los dos minutos finales abajo apenas 37-36, pero el Remero clavó un parcial de 9-0 sobre el cierre y se fue a los vestuarios con un 46-36 que poco tenía que ver con lo visto hasta ese momento. La máxima trepó a 13 en el arranque del tercero (49-36) gracias a un triple de Smith, pero una vez más el local empezó a remontar la cuesta, quedando abajo apenas 61-58 de cara a los diez minutos finales.
 
Boca soportó un 66-58 de entrada en el último y rápidamente pasó al frente. Cinco puntos de Ray dejaron arriba al equipo de Narvarte y, tras un breve intercambio de conversiones, el Xeneize lo liquidó. Apareció Konsztadt en toda su dimensión, tuvo buena compañía en Rivero y Sandes, y el dueño de casa lo pudo cerrar a su favor. Buena victoria de Boca para tomar un envión positivo de cara a la gira que incluirá visitas a Gimnasia, Argentino y, luego del parate por las eliminatorias mundialistas, Obras. 
 
 
Leonardo Chianese (Prensa Boca)