| Futbol

Durante el último año y medio, 26 juveniles del club debutaron en Primera

La lista incluye, entre otros, a Varela, Zeballos, Molinas y Medina.

El 20 de diciembre de 2020, en la cancha de Independiente, sucedieron tres episodios que se han vuelto comunes durante estos tiempos: Agustín Rossi atajó un penal, Boca ganó (2-1) y debutó en la Primera un pibe, Alan Gonzalo Varela, formado en las divisiones inferiores. Desde entonces hasta la fecha, transcurrido exactamente un año y medio, son 26 los integrantes de la cantera xeneize que tuvieron la chance de jugar con los grandes. El último fue Luca Daniel Langoni, delantero categoría 2002, quien ingresó este domingo por Sebastián Villa para disputar los minutos finales en la victoria 3-1 ante Barracas Central.

El alto número de futbolistas promovidos tiene dos motivos fundamentales. Uno fue coyuntural, de emergencia: la situación ocurrida en julio de 2021, cuando hubo que recurrir a juveniles para afrontar dos compromisos del campeonato (los mayores, a su regreso del cruce con Atlético Mineiro en Brasil, fueron aislados por decisión gubernamental). Otra razón es de largo plazo, estratégica: la decisión institucional de darles oportunidades a los chicos del club, a aquellos que desde muy pequeños se instalaron en la pensión de Casa Amarilla con el deseo de vestir algún día la camiseta azul y oro en un partido oficial. 

El citado Varela y Oscar Exequiel Zeballos, autor de tres goles en dos fechas, son integrantes habituales del 11 inicial. Aaron Molinas suele entrar con frecuencia, como ayer en Floresta. Cristian Medina ya suma 60 presencias desde su estreno ante Gimnasia en la Bombonera. Gabriel Aranda cumplió como reemplazo de los centrales. El Equi Fernández, todavía con 19 años, acumula minutos en Tigre, igual que Mateo Retegui y Agustín Obando. Y hay unos cuantos más en la consideración del director técnico Sebastián Battaglia, alguien que sabe de sueños forjados en Inferiores y cumplidos en Primera.