| Futbol

Pipa Benedetto sube en la tabla histórica

Llegó a los 57 goles en el club y quedó a seis de Jorge Comas, número 22 del ranking.

A fines de la década del 80, cuando los triunfos eran salteados y los títulos quedaban lejos, un explosivo wing izquierdo ponía sus mayores empeños para darle satisfacciones a la gente de Boca. Jorge Alberto Comas -nacido el 9 de junio de 1960 en Paraná- anotó 63 goles en 126 partidos con la camiseta azul y oro entre 1986 y 1989. Independiente (ocho), Argentinos (siete), Deportivo Español (cinco) y San Lorenzo (cuatro) padecieron a este zurdo de baja estatura, diagonales veloces y latigazos inatajables. Llegó a haber devoción por Comitas: cantos de la popular que presagiaban sus conquistas y jóvenes hinchas que imitaban su corte de cabello.    

El ídolo de estos días más felices y de vueltas olímpicas frecuentes, el que levanta a las tribunas de la Bombonera, es Darío Ismael Benedetto, bonaerense, 32 años cumplidos en mayo y cerca de sumar 100 presencias (le faltan tres) con el uniforme xeneize. Luego de su doblete ante Tigre, en el espectacular 5-3 por la tercera fecha del campeonato, quedó a solo seis tantos de alcanzar a Comas, número 22 en la tabla histórica de goleadores boquenses. Pipa lleva convertidos 57 -una docena desde su regreso al club- y anoche rebasó la línea de dos especialistas en romper redes contrarias: Alfredo Hugo Rojas y Enrique Ernesto Mastrángelo.   

Atrás también quedaron algunos delanteros de mucho renombre, que promueven recuerdos gratos entre quienes tuvieron la dicha de verlos de pantaloncitos cortos en una cancha. La lista incluye a glorias de las décadas del 40 y 50 como el bahiense Pepino Borello (51 gritos); el uruguayo de la boina, Severino Varela (46); el rapidísimo Motoneta Nardiello (44) y el gambeteador Pierino González (39). Benedetto superó, asimismo, a otros de paso más reciente como el Chelo Delgado (50), Carlos Daniel Tapia (47) o el Chipi Barijho (45), autor de goles importantes durante el primer ciclo de Carlos Bianchi.

Si tomamos en cuenta los coeficientes por encuentro, Pipa escala varias posiciones en el ranking. De hecho, su actual promedio de 0,59 lo pone por encima de todos los contemporáneos. Martín Palermo, para citar al líder indiscutido, cerró su campaña con 0,58. Hay que retroceder hasta el comienzo de los años 60 para hallar un registro semejante. En aquellos tiempos el recordado Paulo Ángelo Valentim estableció una media anotadora de 0,62. Benedetto está hoy a 14 de distancia del brasileño, protagonista de inolvidables duelos en superclásicos con Amadeo Carrizo y máximo scorer del Boca campeón 1962 y 1964.