| Basquet

El Boca Básquet uruguayo

Cruzando el Río de la Plata, un grupo de hinchas decidió juntarse y combinar su pasión por el básquet y por Boca.

Rodrigo y Mauricio Muñoz son hermanos nacidos en Montevideo, Uruguay, y son hinchas de Boca. Sí, sin ningún lazo familiar con el club, estos orientales se hicieron hinchas xeneizes desde niños. "Íbamos bastante seguido a Buenos Aires, desde que tenemos uso de razón somos fanáticos de Boca”, dijeron. "Hoy somos socios internacionales y ambos integramos del Consulado Boca Uruguay", cuenta Mauricio.

La búsqueda de combinar la pasión por el básquet, la familia y la pasión por Boca encontró forma en el deporte amateur. "Jugamos al basketball desde la infancia y hemos competido en formativas. Por nuestra diferencia de edad y cosas de la vida, no habíamos podido jugar juntos.
Este año lo logramos y decidimos que sea con los mejores colores”, agregaron.

“Arrancamos en febrero a convocar jugadores, priorizando ex compañeros y conocidos, aceleramos bastante para llegar al campeonato que empezaba en marzo. Disputamos la Liga ACB Montevideo, es una competencia amateur en la que participan varios equipos” , cuentan sobre la conformación del equipo. Por otra parte, relata Mauricio: “El nombre elegido fue por nuestro fanatismo y para asociarlo a nuestro país, contemplando que no debíamos usar el nombre oficial de Boca, aunque nos morimos de ganas de poder hacerlo".

La relación con el básquet Xeneize se manifiesta a pesar de la distancia. "Vemos los juegos de la Liga Nacional y seguimos la campaña siempre, lo mismo que en la participación en la Basketball Champions League. La posibilidad de que los partidos se transmitan por streaming, hace que podamos estar conectados de forma directa además de vivir los juegos a través de las redes sociales como si estuviéramos ahí", manifestaron los hermanos Muñoz.

Por último, afirmaron: “Tenemos el anhelo de establecernos en Uruguay no solo como representantes de Boca sino como representantes del básquet, en Uruguay. Además soñamos con reunir más bosteros y llevar a cabo varias actividades con fines sociales, donde la cabeza nos vuela llegando a pensar en recolectar alimentos, abrigos, y también formar escuelas de basketball en plazas públicas”.