| Voley

Las Guerreras que sueñan con Tokio 2020

Por segunda vez en la historia, el vóley femenino logró la clasificación a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Mariángeles Cossar y Tatiana Rizzo, integrantes del seleccionado nacional, cuentan sus sensaciones sobre el logro obtenido en Bogotá.

Luego de su participación con el seleccionado argentino en la clasificación a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, y tras haber participado en los primeros tres compromisos oficiales de Boca en esta temporada, las dos grandes referentes del conjunto xeneize, Mariángeles Cossar y Tatiana Rizzo, recrearon su experiencia con las Panteras en el preolímpico de Colombia, proyectaron los objetivos de las Guerreras en la actual Liga Argentina y se ilusionaron con seguir bajo la órbita de Hernán Ferraro hacia la segunda participación olímpica en la rama femenina de vóley.

-¿Cuál era la expectativa real antes del preolímpico?
-Rizzo: Nosotras sabíamos que iba a ser un torneo muy duro en donde teníamos tres finales. Siempre el superclásico lo jugamos contra Perú, la clasificación anterior para Rio 2016 fue contra el mismo equipo, así que nos preparamos para para jugar batallas y creo que lo hicimos muy bien. Sobre todo en el último partido que Colombia estaba con también con la misma expectativa y lo pudimos cerrar con un 3-1.
-Cossar: Sabíamos que posiblemente a Colombia la localía podía favorecerla tanto como perjudicarla por la presión del público, también concordábamos que venían confiadas ya que en el último año habían ganado todos los partidos que ambos equipos disputamos. No es lo mismo jugar cualquier torneo que un Preolímpico, la presión es mucho más grande, pero varias de mis compañeras ya habían jugado el anterior con lo cual podían transmitir también esa experiencia, lo que siente, lo que se vive y ayudar al resto a acoplarse a eso. Después nos concentramos en jugar un buen vóley, que creo que salvo ese primer set con Colombia, después pudimos hacerlo el resto del torneo.

-Luego del primer partido ganado, ¿como grupo qué pensaban que podía pasar?
-C: Obviamente era el primer paso de los tres que teníamos que dar, mismo desde el cuerpo técnico se transmitía, había que pensar partido a partido, era un error planificar el juego con Colombia cuando primer partido era Perú. Nos enfocamos mucho en eso y con la historia que tienen últimamente los partidos Argentina-Perú, sabíamos que era clave dar ese primer paso positivo. La verdad que luego de destrabarse el primer set que fue muy peleado, pudimos jugar muy bien, cosa que nos dio confianza para para los partidos que seguían.
-R: El primer juego fue de mucho nerviosismo, sin mencionar la ansiedad que estuvo presente en los tres partidos y en todo el torneo en general. Creo que el partido inicial fue clave, si bien después con el resultado puesto más fácil hablar, tal vez decir que Perú venía desarmado y hasta le ganamos fácil es excesivo, la realidad es que en la previa teníamos mucha expectativa de lo que podíamos dar para ganar ese partido que era clave.

-¿Cuándo creyeron que la clasificación dependía totalmente de ustedes?
-R: Desde antes que de viajar sabía que iba ser duro pero que podíamos lograrlo. En el partido mismo contra Colombia teníamos tranquilidad más allá de perder el primer set. Nos mirábamos y contábamos con la tranquilidad de tener herramientas para sacar las cosas adelante. Sucedió que no podíamos cerrar el último set, pero confiamos siempre en que esa clasificación iba a ser nuestra.
-C: De antemano estábamos muy enfocadas en eso y creo que cada una sabía el rol que tenía que cumplir, el trabajo que tenía que hacer y eso nos ayudó mucho, durante el torneo lo íbamos observando. En lo personal estaba muy segura y confiada pero no sobrando la situación, sino basándome en que el equipo estaba demostrando que estaba a la altura de las circunstancias. En el juego con Colombia, sabíamos que ellas no podían jugar mejor de lo que lo habían hecho, por eso cuando logramos darlo vuelta empezamos a ver las caras de nerviosismo que tenían tanto las jugadoras como el público, desde ahí construimos una victoria sólida, siempre con la convicción de que podíamos ganarlo.

¿Qué sintieron en el momento del último punto que les aseguró la clasificación?
-C: Una locura total, salí corriendo sin sentido, iba para cualquier lado, era todo una locura. En este momento se te pasan 1000 cosas por la cabeza, todo el esfuerzo que uno hace, todo lo que deja de lado, en mi caso también la recuperación de la lesión en donde tuve que esforzarme mucho y nunca imaginé que iba poder estar ahí. Es un momento de disfrute máximo, es imposible imaginar que uno va a vivir eso. Es imposible explicarlo.
-R: Durante la pregunta mi cabeza se trasladó nuevamente a ese instante, a estar ahí, a sentirlo en mi cuerpo. Es mucha emoción, entrás en un estado de shock que no sabes para que lado correr, si llorar o reír, no sabés como reaccionar literalmente. Es como una especie de estado de inconsciencia mezclado con alegría. Pero es tan lindo, ahí se ven reflejados los momentos de tanto entrenamiento, tanto trabajo para lograr esto y lo logramos. Realmente fue muy emocionante.

¿Qué tiene que ver Boca con todo este proceso?
R: El apoyo que recibimos acá es impresionante, se trabaja muy bien y en el más alto nivel. Nosotras estamos afectadas cinco meses a la selección, luego el resto del tiempo estamos en club y la verdad que si en Boca no pudiéramos mantener el nivel que nosotros traemos de la selección, nos sería muy complicado volver a ser convocadas. Acá el trabajo que se hace, el apoyo de todo el cuerpo técnico, de los dirigentes y de todo Boca en general es muy bueno y no pasa en todos los clubes. Parte de la clasificación tiene mucho mérito del trabajo que tenemos día a día en la institución.
-C: Es muy importante porque es un trabajo en conjunto, en Boca se trabaja muy parecido a lo que es la selección. Parte desde todos los detalles como la preparación física, la nutrición y el cuerpo médico, es todo un trabajo en conjunto que es muy similar a lo que se hace a nivel internacional. Eso nos permite mantener el volumen que necesitamos tener para estar ahí y competir, siempre voy a estar muy agradecida porque estar en Boca obviamente es una vidriera para esto y es mucho más fácil que te vean esta simple compitiendo al mejor nivel.

¿Cómo se hace para ya establecer los nuevos objetivos en esta Liga con Boca?
C: A mí lo que me motiva es ganar, creo que justamente el hecho de haber podido ganar muchos torneos una sabe lo que se siente. El disfrute y la alegría que se vive al obtener un torneo es justamente lo que me motiva. Estamos en un lugar como Boca, eso ya es una responsabilidad muy grande y nuestro objetivo es siempre salir campeonas. No es un fracaso sino lo logramos, pero como grupo disfrutamos de esa presión de ganar, queremos ganar y para mí es la es la presión más linda, la de jugar y competir por el primer puesto. Es motivo suficiente para estar motivado todo el tiempo y además de obviamente vestir la camiseta de Boca con todo lo que eso representa.
-R: Creo que lo más importante no es ganar un torneo, sino ganar y mantenerlo, mejor objetivo que ese no hay. Soy bastante perfeccionista, sé que tenemos cosas para mejorar, que podemos seguir mejorando y jugando cada vez mejor al vóley. Más allá de los rivales que vayamos enfrentando, pensamos siempre en continuar elevando nuestra eficacia y seguimos haciendo hincapié en jugar mejor. Eso como consecuencia, nos va a llegar siempre mucho más cerca de nuestro objetivo.