| Futbol

“Queda acá una parte de mi corazón”

Sin vender humo, según él mismo aclaró, y con una honestidad que se le nota al mirarlo, como dijo el presidente Jorge Ameal, Daniele de Rossi se despidió de Boca, “una aventura distinta a lo que fue mi vida”.

El mediocampista, presente en siete partidos del segundo semestre y autor de un gol la noche de su debut, informó que venía pensando la decisión de dejar el fútbol desde octubre. “La dirigencia me ofreció tiempo y ayuda, pero lo que yo necesito es acercarme a mi hija. Ella me extraña y yo la extraño. Y para eso necesito estar en Italia”, comentó ante los periodistas en la concurrida sala de prensa del complejo Pedro Pompilio.

De Rossi (36 años, campeón del mundo con su selección en 2006) aseguró: “Nunca pensé que iba a poder amar tanto a un equipo que no fuera Roma. La gente de Boca me dio mucho más de lo que yo le dejé, pero aun así me siento parte del club. Mis compañeros, de quienes me llevó un gran abrazo y mucho respeto, saben que en Italia tienen un hermano. Queda acá una parte de mi corazón”.

Ameal le dedicó elogios a Daniele: "Me sorprendió gratamente. En este poco tiempo conocí a un gran ser humano. Todo lo que dijo es lo que piensa y siente. Lo vamos a nombrar embajador en Italia para que nos ayude y tendremos contacto permanente. Nos deja un gran recuerdo y va a servir para que otros europeos puedan venir a Boca".

De Rossi resumió también su formidable campaña: "Jugué contra los mejores del mundo y pude hacer la carrera que quería. Estoy feliz con mi vida, jugué en dos equipos que yo amo de verdad. Uno significó todo y el otro se me metió adentro como esperaba".