| Futbol

El grito más deseado

Boca eliminó a River de la Copa Argentina. Fue 0-0 en el tiempo reglamentario y 4-1 en los penales para quedarse con un nuevo Superclásico eliminatorio.

El equipo de Miguel saltó al terreno de juego de La Plata decidido a pelear el partido de igual a igual. Una presión alta y constante incomodó a su rival a lo largo de toda la etapa inicial, más allá de que la situación de mayor riesgo fue de River. La tuvieron primero Romero y Zuculini después desde posiciones inmejorables, pero ninguno de los dos pudo superar a Rossi.

River tuvo un buen comienzo de segundo tiempo, pero volvió a fallar en la definición, casualmente con Romero y Zuculini en una clara. Con el paso de los minutos la cosa se fue emparejando, Boca hizo su juego, lo aguantó atrás y de a poco empezó a ver los penales con buenos ojos. Penales que llegaron y que sellaron el clasificado a la próxima fase de la Copa Argentina.

Ya en los tiros desde los doce pasos, Boca siempre estuvo arriba. Efectividad perfecta para el equipo de Miguel (Rojo, Ramírez, Pavón e Izquierdoz), aparición salvadora de Rossi ante Álvarez, remate desviado de Romero y a cobrar. Ni siquiera el gol de Martínez pudo salvar a River, el Xeneize frustró a su rival, logró su objetivo en los penales y está en cuartos de final.

A la espera de lo que será el cruce de Copa Argentina por cuartos de final ante Patronato, el equipo de Russo vuelve a enfocar sus cañones en el Torneo de la Liga Profesional. Por la quinta fecha recibirá a Argentinos Juniors el domingo desde las 18 en la Bombonera buscando sumar de a tres para mejorar su posición en la tabla. Pero claro, ahora a festejar este triunfazo.